Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.         OK     
 

Bailandera, un proyecto pequeño para una cerveza muy grande

La aparición de las cosas artesanales ha revolucionado un mundo, el de la cerveza, un producto poco cuidado hace unos años en comparación con otras bebidas de gran consumo como el vino. Afortunadamente, muchos creyeron que la cerveza no sólo no era una bebida menor, sino que todavía tenía por conquistar los paladares más exquisitos, gracias a una producción más cuidada, con mejores cereales y procesos más naturales. De hecho, durante los últimos años han proliferado numerosas empresas fabricantes de cervezas que, sin duda, son algo más: con más cuerpo y, generalmente, de sabores más intensos, han conquistado bares y restaurantes; en algunas ciudades cuentan incluso con establecimientos dedicados exclusivamente a su venta. Numerosos cocineros las han incorporado a sus recetas y son protagonistas de los maridajes más sofisticados. En un país tan cervecero como el nuestro, han surgido numerosas empresas interesadas en explotar un producto tan atractivo como éste.

Esto mismo pensaron Ana, Sara y Clara, tres vecinas que no llegan a los cuarenta años de un pequeño pueblo de la Sierra norte de Madrid, Bustarviejo, donde, a través de una cooperativa, han creado la que probablemente sea la fábrica de cerveza más pequeña del mundo. Con la experiencia previa de elaborar cerveza para los amigos, decidieron en 2015 embarcarse en este proyecto: “La idea surge en 2005, pero no fue hasta hace dos años que nos lo tomamos en serio. Hasta ese momento utilizábamos y pagábamos instalaciones ajenas. Tras tomarnos una excedencia de nuestros empleos llegó el momento de reincorporarse al trabajo y decidimos emprender. Que no nos lleve a engaño, sin embargo, su tamaño o su origen: desde este pequeño rincón de España asoma una verdadera cerveza artesanal, elaborada con ingredientes ecológicos y que ya se ha hecho un hueco importante entre las artesanas más prestigiosas de nuestro país, con una presencia que no para de crecer.

Y es que, con la revolución digital, los pequeños pueblos están viviendo una segunda oportunidad en términos de desarrollo y recuperación de habitantes. Desde una población de 2.500 personas y con una conexión a internet aceptable tienes acceso a eventos que ayudan a compensar el aislamiento intrínseco a las pequeñas poblaciones. Hoy podemos participar en un torneo de cartas multitudinario sin tener que pisar un casino, o asistir en directo a un espectáculo de Alejandro Sanz que se celebra a kilómetros de distancia.

Desde un pequeño establecimiento de este pueblo de montaña, situado a 1.220 metros de altitud, salen cada mes cerca de 2.000 litros de producción, que se distribuyen por diversos establecimientos de hostelería y tiendas de municipios del norte de Madrid y de barrios de la capital. También tienen disponible la venta online a través de www.planetacolometa.com“Queremos una cerveza de calidad, genuina, que sea una rica bebida, pero en el fondo sea también un alimento, con ingredientes provenientes de cultivo ecológico, respetuosos contigo y con el entorno”, reza su declaración de intenciones en la web de la cerveza, http://cervezabailandera.es. Pocos vecinos del pueblo hay que no sepan ya de la existencia de esta cerveza fabricada tan cerca de sus casas: “Explicamos a los clientes que hay que servirla despacio para que no caigan los posos. Y no servirla del todo”, explica el dueño de uno de los establecimientos de Bustarviejo.

Su primer lanzamiento fue la Bailandera de Trigo, una tipo Weizenbier, la más popular al tratarse, probablemente, de la más suave. De la mezcla de maltas de cebada de diferentes tuestes y mata de trigo, un 30%, resulta una cerveza apta para todos los paladares, de apariencia dorada y con una buena permanencia de la espuma. De venta en todos los supermercados del pueblo, cualquier vecino podrá hablarnos de las delicias de esta primera creación, del tipo de la Heffeweishier alemana. Tras un proceso de fermentación que puede durar entre 10 y 15 días, en el que la levadura come los azúcares fermentables en el mosto y los convierte en alcohol y gas (es el momento en el que se logra la mayor parte del alcohol), se embotella y pasa otros tantos días en proceso de maduración en un almacén a temperatura controlada. De esta forma, la levadura sigue trabajando y se produce la segunda fermentación en botella. Es en este momento en el que se consigue la mayor parte de la carbonatación natural. Desde su fabricación hasta la fecha en la que se puede consumir debe pasar al menos un mes, aunque, como líquido vivo que es, gana a medida que pasa el tiempo (no más de un año). Tanto los sabores dulces de la malta como los amargos del lúpulo evolucionan. Con el paso del tiempo ambos se integran, lo que hace que la cerveza sea más redonda todavía. “Todavía estamos en proceso de aprendizaje. Tenemos la sensación de que nuestra cerveza más lograda está todavía por llegar”, aseguran las fundadoras y trabajadoras de Bailandera.

Tras el éxito cosechado con la Bailandera de Trigo, estas tres emprendedoras se lanzaron a producir una Pale Ale, un examen en toda regla para un paladar exigente con la cerveza y acostumbrado al sabor del lúpulo, y uno de los tipos de cervezas artesanas que mejor está funcionando en el mercado. La Bustar Pale Ale es intensa, amarga y frutal“No es una IPA, tiene lúpulos americanos pero no es una APA, es una Bustar Pale Ale”. Está fabricada con malta Pale Ale, Munich, trigo y una combinación de lúpulos frutales y amargos, en donde encontramos cuatro joyas, como son el Citra, el Amarillo, el Chinook y el Nugget. También se han atrevido con una negra, la reinterpretación de Bailandera de las porter, muy recomendable en el frío que caracteriza la zona donde se fabrica, la alta montaña, con toques de café. Aunque han asegurado en diversas ocasiones que producirán una cerveza baja en alcohol, de momento, además de estos dos tipos, podemos disfrutar de las “estacionales”, es decir variedades fabricadas en ediciones limitadas y acordes con la época del año, como una session ipa, una winter ale y la especial de navidad (con toques de naranja para evocar el sabor del ponche). Sus últimos estrenos son una edición muy limitada que lleva por nombre “Lupulovers”, cargada de lúpulos y con un poco de avena (y la que cuenta con un ibus más elevado, 70) y una session hoppy wit.

Además de poblar bares, restaurantes y establecimientos de todo Bustarviejo, la Bailandera ya se puede adquirir en numerosos pueblos de la Comunidad de Madrid: Navalafuente, Venturada, Cabanillas de la Sierra, La Cabrera, Miraflores de la Sierra, Soto del Real, Guadalix de la Sierra, Pedrezuela, Colmenarejo, Buitrago de Lozoya, Cerceda, Piñuécar, Lozoyuela, Alcobendas, El Escorial, Tres Cantos, Manzanares el Real, Gargantilla del Lozoya, San Agustín de Guadalix, El Molar, Rascafría, Galapagar, Villalba y en más de treinta tiendas y restaurantes de Madrid.  

Pero si quieres probar de verdad esta cerveza diferente, honesta y con carácter de montaña, lo mejor que puedes hacer es acercarte hasta su tienda/brewery en Bustarviejo, en plena Sierra Norte de Madrid, y dejarte llevar por la simpatía de tres amantes de la cerveza que siempre están dispuestas a dedicar un rato para hablar con todo aquel que quiera aprender un poco más sobre el mundo de la cerveza artesanal, en general, y de un pequeño gran proyecto que, a día de hoy, se ha convertido en una gran cerveza.

Publicado: 29 06 2017
<< Volver
Noticias
El Senado apoya que el espeto de Málaga aspire a Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco
El Senado apoya que el espeto de Málaga aspire a Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco

El Senado ha aprobado este lunes una declaración institucional en la Comisión...

Los alimentos ultraprocesados pueden aumentar el riesgo de cáncer?
Los alimentos ultraprocesados pueden aumentar el riesgo de cáncer?

¿Debemos comer menos pan producido industrialmente? Esa es una de las...

Del 2 al 4 de marzo regresa la feria Gustoko a Bilbao Exhibition Centre con más de 300 productores
Del 2 al 4 de marzo regresa la feria Gustoko a Bilbao Exhibition Centre con más de 300 productores

Los días 2, 3 y 4 de marzo Bilbao Exhibition Centre acogerá Gustoko, la feria...

Ver todas las noticias...
Eventos
India Food Forum Mumbai (17.01.2018 - 19.01.2018)

El India Food Forum es una de las ferias más importantes del sector de...

Anfas Food Product Antalya - Turquía (17.01.2018 - 20.01.2018)

Exposición internacional de alimentos y bebidas del mediterráneo Anfas Food...

Fancy Food Show San Francisco - EE.UU (21.01.2018 - 23.01.2018)

El Fancy Food Show en San Francisco es el evento más grande de bebidas y...

Ver todo
Tendencias
Qué sabemos del vino sin alcohol

El vino sin alcohol tiene en España un debate sobre la mesa que se basa...

El freír con aceite de oliva ¿Es bueno o malo?

Existe una creencia equivocada que dice que freír alimentos no es sano. Sin...

La trufa negra: Un lujo gastronómico

La trufa negra es una de las joyas más preciadas de nuestro patrimonio, de...

Ver todo
Curiosidades
Recorriendo la España gastronómica: Galicia

La elevada calidad y variedad de los productos autóctonos de Galicia es la...

Cata de insectos a ciegas para romper con el tabú del sabor

En la oscuridad y con los ojos vendados, los invitados comen los insectos...

'Respiro del Diavolo' un helado considerado como el más peligroso del mundo.

La heladería Aldwych de Glasgow ha puesto a la venta un helado, al que...

Ver todo
Noticias empresa
Sumérgete en el mundo del vino

Ya está disponible la app de la 33 Guía de Vinos Gourmets 2018 tanto para...

Bodegas Obergo y la trufa negra maridarán en la ciudad de Zaragoza y provincia hasta el 25 de febrero

Bodegas Obergo, bodega situada en la zona norte de la Denominación de Origen...

Los nuevos fundamentos de la dieta del siglo XXI

El mundo de la alimentación está cambiando. Las nuevas exigencias de las...

Ver todo
--